Creando las bases para un
nuevo ciclo de crecimiento
Mensaje del Director-Presidente

Pese a las
dificultades,
cumplimos
nuestros
compromisos:
la infraestructura
para los
Juegos Olímpicos
de Río fue
un ejemplo
de eso

En más de siete décadas de actividades, la Organización Odebrecht enfrentó momentos que desafiaron su crecimiento y hasta incluso su supervivencia. El año 2015, innegablemente, fue uno de esos momentos.

En el contexto nacional, Brasil enfrentó una de las más acentuadas crisis políticas de su historia y una retracción económica sin precedentes, caracterizada por la contracción monetaria, el aumento de la inflación y de las tasas de intereses, la fuerte apreciación del dólar en relación al real, el inicio de una escalada de desempleo y, principalmente, la reducción de créditos. El país perdió su posición de Grado de Inversión, afectando fuertemente la confianza de inversores nacionales e internacionales.

En el plano internacional, nuestros Negocios sufrieron el impacto de la fuerte retracción del sector de petróleo y gas, en el que actuamos y para el que prestamos servicios, aunque reducido por la valorización de nuestras exportaciones de productos petroquímicos y agroindustriales y por la conquista  de relevantes proyectos de Ingeniería & Construcción en África, en América Latina y en Estados Unidos.

Tuvimos también una crisis ética e institucional desencadenada por la investigación del Ministerio Público Federal en Petrobras, en el ámbito de la Operación Lava Jato. La reputación e imagen de la Organización Odebrecht fueron directamente afectadas. Y además se rompieron contratos de prestación de servicios para la estatal.

bandeiras-2

Acciones destinadas a la ética, integridad y transparencia

Los errores cometidos y los aprendizajes obtenidos nos llevaron a desarrollar un conjunto de acciones destinadas a la creación de las bases de una nueva Organización, con foco en la ética, en la integridad y en la transparencia, y para el fortalecimiento de nuestros compromisos históricos con la sociedad, con nuestros Integrantes y sus familias, y con nuestros Clientes, Asociados y Accionistas.

En esa dirección, nos dedicamos a la actualización y al perfeccionamiento de políticas internas, en especial las de Gobernanza y Conformidad, que orientarán nuestras prácticas de relacionamiento con la esfera pública, de forma de garantizar la integridad de los contratos y la transparencia en todas nuestras acciones.

Creamos un comité específico para tratar de conformidad y establecimos metas para que nuestros Negocios se encuadren como Empresas Pro-Ética en el Ministerio de la Transparencia, Fiscalización y Control (MTFC), lo que representa el cumplimiento de medidas de prevención y lucha contra la corrupción y otros tipos de fraudes. También adherimos al Pacto Global, de la Organización de las Naciones Unidas, que tiene el objetivo de movilizar a la comunidad empresarial internacional para la adopción de valores reconocidos en las áreas de derechos humanos, relaciones laborales, medioambiente y lucha contra la corrupción.

Compromiso público de evolucionar con Brasil

A pesar de las dificultades enfrentadas, mantuvimos la eficiencia en la conducción de nuestros contratos e inversiones: entre otros destaques, garantizamos la calidad de los proyectos desarrollados para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro; inauguramos el proyecto Etileno XXI, de importancia estratégica para México; conseguimos récords de productividad en el área agroindustrial; y además logramos conquistas de nuevos contratos relevantes, como el de la reconstrucción de la ciudad de Colón, en Panamá.

Fue así que, en 2015, Odebrecht reafirmó su capacidad de entrega, aumentó su productividad y buscó ratificar la confianza de Clientes e inversores. Con equipos integrados y motivados, cualificación técnica, internacionalización consolidada y actuación sólida en responsabilidad social, trabajamos para cumplir contratos y preservar más de 120 mil empleos directos y otros tantos indirectos.

También buscamos garantizar la fortaleza financiera y planear el crecimiento sostenible de los Negocios en los próximos años. Para eso, formulamos un programa de reestructuración de nuestra deuda, con foco en la venta de activos en el orden de R$ 12 mil millones (parte de ella ya alcanzada) y en el establecimiento de una relación deuda neta/Ebitda equilibrada (en el orden de 3,0), lo que nos dará condiciones de apalancamiento de nuevas inversiones.

Del punto de vista social, mantuvimos los programas de capacitación profesional y generación de empleo e ingreso en las comunidades en que estamos presentes. En la última década, nuestras acciones voluntarias beneficiaron a más de 6,5 millones de personas, totalizando unos R$ 830 millones. Solo en 2015, la inversión propia voluntaria de la Organización Odebrecht en programas socioambientales sumó más de R$ 100 millones, a los que se agregan otros R$ 600 millones realizados por obligaciones contractuales.

Los aprendizajes obtenidos en los años recientes nos llevaron a cambios comportamentales y al ajuste de nuestra macroestructura organizacional. También nos llevaron a asumir un compromiso público de evolucionar con Brasil y con todos los países en que estamos presentes. Las transformaciones en curso nos permitirán mantener la solidez de Odebrecht, construir las bases para un nuevo ciclo de crecimiento y facilitar el proceso de renovación organizacional, que las nuevas generaciones llevarán adelante.

Newton de Souza
Director-Presidente da Odebrecht S.A.

Las transformaciones
en curso nos
permitirán mantener
la solidez de
Odebrecht y
construir las
bases para un
nuevo ciclo
de crecimiento